Cientificos del politecnico crean super soya que evita el cancer

Cientificos del politecnico crean super soya que evita el cancer

Cientificos del Politecnico Nacional encontraron que mediante la germinación por un lapso de 72 horas de una proteína de la soya llamada arginina potencia su actividad para inhibir el crecimiento y proliferación de células cancerígenas.

Con este proceso de germinación se modifica el patrón de los aminoácidos de la leguminosa para aumentar la acción de sus proteínas contra algunos tipo de cánceres cómo los relacionados con el aparato digestivo.

Los cientificos del politecnico probaron in vitro los aislados de soya germinada con células de cáncer cervico-uterino y obtuvieron el lapso y concentración en que la arginina inhibe totalmente el crecimiento de células cancerígenas.

Lo anterior, los motivó a elaborar productos de consumo popular con las proteínas de la leguminosa para prevenir algunos problemas de salud.

La doctora Mora Escobedo, líder de la investigación, explicó que está comprobado que algunos componentes de la soya previenen enfermedades coronarias, disminuyen el colesterol (LDL) en la sangre y reducen los síntomas relacionados con la menopausia.

Ahora –dijo- se suma que la composición de aminoácidos de la proteína tiene propiedades anticancerígenas.

La investigadora destacó además que este alimento es rico en minerales como el hierro, el calcio y el potasio; así como en vitaminas A, B, D, E y F. Añadió que la soya contiene ocho aminoácidos esenciales: fenilalanina, isoleucina, leucina, lisina, metionina, treonina, triptófano, valina, histidina y arginina.

La catedrática de la ENCB detalló que la relación de metionina y arginina se analiza en el Laboratorio de Química en Alimentos de esta escuela desde hace algunos años por su posible actividad contra las neoplasias.

“La soya tiene una elevada proporción de arginina y una baja proporción de aminoácidos azufrados, lo que pudiera incidir en una actividad antimutagénica en las células. Por ello, aislamos la proteína para analizar de manera específica los efectos que este compuesto tiene contra las neoplasias”, comentó.

La doctora Mora Escobedo abundó que los estudios determinaron que a través de la germinación de esta leguminosa se modifica el patrón de aminoácidos, por lo que utilizan aislados de soya germinada por 24, 48 y 72 horas, a fin de potenciar la capacidad anticancerígena.
Destacó que por el momento se han obtenido los aislados de soya y se someten a pruebas in vitro para determinar la antimutagenicidad del compuesto para posteriormente probar in vivo su efecto en células cancerosas con modelos animales.

Mora Escobedo enfatizó que los componentes que tiene la soya juegan un papel importante para mantener un estado saludable en el individuo, por lo que recomendó incluir este alimento en la dieta diaria.

Incluso, agregó, en Estados Unidos, la Federal Drugs Agency Administration (FDA) recomienda un consumo o ingesta de esta leguminosa de 25 gramos diarios.

Desafortunadamente, comentó, en México la población no consume la soya debido a que no hay una cultura de los beneficios que proporciona a la salud.

Este alimento, dijo, posee además las isoflavonas (fitoestrógenos) estudiadas actualmente por sus propiedades anti-cancerígenas y funciones anti-oxidantes y su papel en la mejoría de la mineralización ósea.

Otro estudio, dijo, determinó que la soya también tiene efecto protector contra la osteoporosis, toda vez que ayuda a fijar el calcio en los huesos debido a los fitoestrógenos que contiene y a la vez previene la disminución de la masa del hueso.

Ante las bondades de la soya, la investigadora politécnica y su equipo de trabajo elaboran un pan de caja adicionado con proteínas de la soya, principalmente la arginina, para coadyuvar a la prevención de diversas enfermedades.

Por el momento los investigadores del Politécnico estudian la cantidad de proteínas, el volumen y las características sensoriales que deberá contener el producto.

Ha demostrado eficacia al tratar neoplasias de colon

La agencia estadunidense del medicamento, la FDA, tiene sobre su mesa una petición para que se incluya en los productos de soya un indicativo sobre los beneficios de esta sustancia contra ciertos tipos de tumores.

La petición procede de una compañía fabricante que ha desatado ya el debate en la comunidad científica.
Solae, una compañía fabricante de soya asentada en San Luis (Estados Unidos), pretende lograr una prescripción en la que se informe a los consumidores de que existen “evidencias científicas que demuestran que el consumo de soya puede reducir el riesgo de ciertos tipos de tumores”, fundamentalmente mama, colon y próstata.

Su petición, avalada por 58 estudios científicos, ya ha generado algunas críticas en ciertos sectores de la comunidad médica.

En opinión de estos detractores estas ‘evidencias’ son débiles y, aseguran, proceden en su mayoría de estudios epidemiológicos. Es decir, se trata de investigaciones en las que se ha buscado la relación existente entre ciertos hábitos de vida y el desarrollo de la enfermedad, pero que no se han diseñado para demostrar la capacidad de estos hábitos alimenticios ante el cáncer.

Aunque existe un acuerdo generalizado sobre la importancia de consumir soya, “hay una diferencia significativa entre eso y recomendar su consumo con fines preventivos”, señaló David Schardt, nutricionista en el Centro para la Ciencia en Interés Público, un grupo con sede en Washington.

En estos argumentos contrarios pesa también el hecho de que la soya pueda incluso incrementar el riesgo de desarrollar ciertos tumores. Esta planta es rica en isoflavonas, unas sustancias que podrían favorecer el desarrollo de estrógenos, hormonas femeninas cuya acción se ha relacionado con una variedad de tumores de mama.

La Universidad de Illinois está trabajando en este sentido en varias investigaciones en curso y ha descubierto el potencial de la genisteína, una isoflavona procedente de la soya, para promover el crecimiento de tumores de mama de origen humano implantados a roedores.
Por otro lado, a diferencia de la que se consume en Asia (como el tofu), la soya ‘occidental’ suele estar altamente procesada, lo que podría minimizar sus potenciales beneficios.

No es la primera vez que la FDA se encuentra con este debate.

Hace cinco años ya admitió la posibilidad de incluir indicaciones en los envases respecto a sus propiedades cardioprotectoras. Aunque la realidad no es tan espectacular como se esperaba: “La verdad es que tiene muy poco efecto a la hora de reducir los niveles de colesterol ‘malo’”, asegura Alice Lichtenstein, profesora de nutrición en la Universidad de Boston.

Cientificos del politecnico crean super soya que evita el cancer

Comments

comments

Deja un comentario